Qué es el Sitemap de una web y para qué sirve

17 Abr, 2020

En este artículo veremos todo lo necesario a la hora de configurar y estructurar correctamente un sitemap para nuestra web.

Lo primero a tener en cuenta, un sitemap debe proporcionar la base necesaria con la que los profesionales del diseño web adquieran una idea clara de la arquitectura que va a tener la web, así como explicar las relaciones entre las diferentes páginas y los elementos de contenido.

El análisis de la relación entre nuestros contenidos viene definida por el sitemap, lo que lo convierte en el conejillo de indias del posicionamiento web de la página. Y es que un sitemap correctamente estructurado puede ser la diferencia entre una web bien posicionada y otra que no aparece donde debería.

¿Qué es un sitemap?

Antes de entrar en materia, aclaremos los conceptos más básicos de los sitemaps para que no quede duda alguna.

Los sitemaps son una herramienta que los motores de búsqueda ponen a disposición de los webmasters con el fin de rastrear fácilmente los contenidos de una web, así como proporcionar estadísticas de acceso y ayudar a localizar posibles errores de rastreo en sus arañas (robots de indexación).

Dicho así puede parecer mucho, pero en realidad solo se trata de un archivo con un listado de las páginas e información sobre el contenido y las actualizaciones de la web. Es importante tener presente que estos archivos pueden tener varios formatos, aunque el más utilizado a día de hoy es sin duda el .XML, gracias a la información adicional que proporciona sobre las páginas. Al margen de este existen otros protocolos con los que crear el archivo tales como OAI-PMH, feeds RSS o feeds Atom, incluso puede crearse como un simple fichero de texto.

¿Para qué sirve un sitemap?

Cualquier estrategia digital necesita el sustento de una web que refleje fielmente nuestros productos o servicios de una manera clara y meridiana. A modo de metáfora, si un edificio con bastantes alturas fuese una estrategia digital que funcionase excelentemente, la web serían los cimientos del edificio. Es decir, la web es absolutamente primordial para cualquier estrategia digital que se precie. Es nuestro escaparate de cara a clientes y prospectos en el canal más importante para todas las empresas, Internet.

Pues bien, la organización de una web, su estructura y la base en la cual fundamentarse es su sitemap o mapa del sitio. El que esté bien estructurado y con una idea clara a desarrollar facilitará, y de qué manera, la navegabilidad de los usuarios a lo largo de la web. Y todo esto nos llevará al desarrollo de un concepto clave en una web: su usabilidad.

La usabilidad en nuestra web será clave para facilitar la navegación de los usuarios por la misma, así como reflejar de una manera sencilla y clara qué es lo que hacemos, a qué nos dedicamos y quienes somos. Mientras más sencilla hagamos la estructura de nuestra web más contenidos consumirán los usuarios en la misma. O lo que es lo mismo, más tiempo permanecerán de media por sesión, más páginas abrirán de media por cada visita que nos realicen y menos rebote generaremos.

Todo esto nos llevará a una mayor relevancia entre nuestros usuarios y a una mayor relevancia de nuestros contenidos y por tanto de nosotros mismos de cara a Google, y como consecuencia de todo esto generaremos más leads y más ventas. Este es el verdadero valor y la vital importancia que tiene una buena organización de nuestros contenidos en nuestra web y en todo esto el papel fundamental lo juega el sitemap de la web.

En cuanto a los aspectos más técnicos de cara a Google, todo motor de búsqueda, ya sea Google o cualquier otro, se compromete a mostrar los resultados más relevantes para los usuarios en sus consultas de búsqueda. Para lograrlo, estos utilizan rastreadores o arañas con las que leer, organizar e indexar información por todo Internet.

Los sitemaps XML facilitan este rastreo, lo que supone un aumento de nuestras posibilidades a la hora de definir el ranking SEO del sitio web.

Nuestro sitemap debe indicar de manera óptima a los motores de búsqueda tanto la ubicación de una página en nuestra web, como cuándo se actualizó y con qué frecuencia, así como la importancia de la página en relación con otras de nuestro sitio web. Sin un sitemap adecuado, las arañas de los motores de búsqueda podrían pensar que una web tiene contenido duplicado, lo que perjudicaría drásticamente su clasificación SEO.

Como organizar un sitemap

La organización de nuestro sitemap, o lo que es lo mismo, de nuestros contenidos, es fundamental, como ya hemos comentado, para facilitar la navegación de nuestros usuarios por nuestra web e incentivar su permanencia y el consumo de más contenidos.

¿Cómo organizar nuestro mapa del sitio?. Una premisa fundamental, que cada servicio o producto tenga su url. ¿Por qué?, porque un usuario que esté en busca de un servicio o un producto quiere informarse acerca del mismo, no empezar a leer información de otro contenido, por mucha relación que tengan ambos.

Metáfora que nos ilustre a modo de ejemplo:

Nosotros tenemos un sitemap mostrando en una sola página manzanas, peras y plátanos. Si nuestro usuario está buscando manzanas y nosotros empezamos nuestro contenido con plátanos se saldrá de inmediato por no haber encontrado la información que buscaba. Porque efectivamente lo común a nuestros tres productos es que todos ellos son fruta. ¡¡Pero son distintas frutas!!.

¿Cómo solucionarlo?. Creemos en nuestro sitemap tres páginas distintas, cada una de ellas informando de cada una de las tres frutas que nosotros ofrecemos. De esta forma los usuarios tendrán la información concreta de lo que buscan, permanecerán más tiempo en nuestra web, incentivaremos su navegación detallando en el menú que tienen la posibilidad de informarse de otros productos, y en definitiva, configuraremos un sitemap que desarrolle el concepto de usabilidad, clave para una buena organización de nuestro sitio web

Creando un sitemap paso a paso

Ahora que ya tenemos claro lo que es el sitemap y para qué lo necesitamos, es hora de abordar su creación paso a paso:

Paso 1: revisar la estructura de las páginas

Lo primero que debemos hacer es analizar el contenido existente en nuestra web y ver cómo está estructurado todo.

Veamos un ejemplo muy básico de lo que sería la organización de un sitemap:

Como es lógico, todo comienza desde la página de inicio, desde la cual definiremos a qué otras páginas de nuestro sitio web estará vinculada, y así sucesivamente hasta que tengamos incluidas todas las páginas de las que disponemos en nuestra web.

Hay algo muy importante a tener en cuenta, y es que cuando se trata de SEO, no todas las páginas son iguales…

Es muy importante que tengas en cuenta la profundidad de tu sitio web cuando realices el sitemap, ya que cuanto más alejadas de la home estén, más difíciles serás de clasificar.

Según el prestigioso Search Engine Journal, debemos intentar crear un sitemap con una profundidad superficial, lo que significa que solo se necesitan tres clics para navegar a cualquier página de toda la web. Esta es una regla de oro que incluso webmasters expertos olvidan de vez en cuando, por lo que toca estar muy atento.

Por tanto, se debe crear una jerarquía de páginas según su importancia y cómo deseamos que se indexen. Recuerda siempre priorizar el contenido por niveles que sigan un patrón lógico tal como se muestra en el ejemplo siguiente:

Siempre puedes usar esta plantilla si deseas determinar la organización de tus páginas. Además, es probable que ya tengas una estructura en mente, a la que con unos pequeños ajustes podríamos encajar en la plantilla sin problema.

Y recuerda, siempre debes procurar configurar tu web para que se pueda acceder a cada página con un máximo de tres clics.

Paso 2: codificar las URL

Ahora que ya hemos revisado e identificado la importancia de cada página en la estructura de nuestra web, es hora de codificar sus URL.

Para llevarlo a cabo, necesitaremos formatear cada URL con etiquetas XML.

Aquí entra en juego nuestra experiencia en codificación HTML. Si ya lo has usado antes, verás que es muy sencillo. Si por el contrario es un campo nuevo para ti, no te agobies que todo tiene solución… lo primero, necesitarás un editor de texto donde poder crear un archivo XML.

Aquí usaremos Sublime Text, pero existen diferentes opciones con las que llevarlo a cabo:

A continuación incluiremos el código correspondiente para cada URL:

  • Ubicación
  • Último cambio
  • Frecuencia cambiada
  • Prioridad de la página

Tómate tu tiempo y asegúrate de realizar una correcta codificación. Y recuerda, un editor de texto te facilita mucho la tarea de agregar el código necesario, pero te confíes pues aún requieren estar atentos pues un mínimo error de código puede arrastrarse durante mucho tiempo si no se tiene el cuidado necesario.

Paso 3: validar el código

Como ya hemos dicho, la codificación manual supone la posibilidad de cometer un error humano. Sin embargo, para que un sitemap funcione correctamente, es imprescindible que no tenga ningún error de codificación.

¿Cómo puedo asegurarme entonces de que en efecto está correcto?

Por fortuna para nosotros, hoy día existen diversas herramientas que nos ayudarán a validar nuestro código para garantizar que la sintaxis sea correcta. Puedes realizar una búsqueda rápida en Google con la keyword “validación sitemap” y verás varias opciones con las que llevarlo a cabo.

Aquí pondremos como ejemplo una de las más utilizadas. Se trata de la herramienta XML Sitemap Validator pero como digo, son muchas las opciones disponibles:

Ejecutando este análisis, la propia aplicación nos señalará cualquier error en el código de la URL.

Por poner un ejemplo, si olvidamos agregar una etiqueta final o algo así, la aplicación será capaz de identificar y reparar el error rápidamente.

Paso 4: agregar el sitemap a la raíz y robots.txt

El siguiente paso será localizar la carpeta raíz de nuestra web y agregar el archivo de sitemap a esta carpeta.

Como es lógico, este paso conlleva que el propio sitemap sea agregado a la web como una página más, pero no te preocupes por esto. Es muy normal encontrar webs que incluyen su sitemap, tan solo hará falta agregar a la URL de cualquier web la terminación “/sitemap” y verás que en efecto así funcionan la mayoría de sitios web.

Veamos por ejemplo el sitemap de Apple:

Fíjate bien en la estructura y la jerarquía lógica de cada sección. Como verás se relaciona con lo que vimos en el primer paso acerca de la estructura de los mismos.

Ten en cuenta que en el ejemplo de Apple se muestra solo la estructura del mismo, no el código. Para verlo deberemos agregar “sitemap.xml” a la URL.

Veamos cómo nos muestra HubSpot su código:

Otro paso importante a la hora de agregar el sitemap a nuestra carpeta raíz, es incluir también el archivo robots.txt en la misma carpeta.

La función del robots.txt es básicamente la de dar instrucciones para que cualquier rastreador sea capaz de indexar nuestra web.

Un uso común es la de configurar el archivo para mostrar las URL de los motores de búsqueda que no deseamos que sean indexados cuando las arañas están rastreando nuestro sitio web.

Cojamos de nuevo a Apple como ejemplo y veamos cómo se ve su página robots.txt:

Como podemos observar, tienen el comando «disallow» (no permitido) definido en varias páginas de su web. Por lo que los rastreadores ignoran esas URL.

Sin embargo, Apple también incluye sus archivos de sitemap:

Y es que eso ya depende de la costumbre y forma de hacer de cada webmaster. No todo el mundo desea incorporar el sitemap al archivo robots.txt, por lo que debemos saber qué quiere el cliente antes de embarcarnos en su archivo robots.txt.

Dicho esto, algo que diferencia a un gran webmaster de uno normal y corriente, es saber seguir las mejores prácticas tanto de sitios web, como de negocios exitosos.

Si una empresa del calibre de Apple incluye su sitemap en su archivo robots.txt, es más que probable que no sea mala idea incorporar sus prácticas a tu web.

Paso 5: enviar el sitemap

 Ahora que por fin tenemos nuestro sitemap creado y agregado a los archivos de nuestra web, es hora de enviarlos a los motores de búsqueda.

Para hacer esto, debemos acceder a Google Search Console. Una vez que estamos en el panel de la consola de búsqueda, iremos a Rastrear > Sitemaps.

A continuación, hacemos clic en Agregar / Probar Sitemap en la esquina superior derecha de la pantalla.

Esta será nuestra última oportunidad para probar que en efecto el sitemap no posee errores en su código.

Una vez que el sitemap esté libre de errores, haremos clic en enviar y listo. A partir de este punto Google se encargará de todo y ahora los rastreadores indexarán nuestra web con facilidad, lo que aumentará su clasificación SEO.

Opciones alternativas

Si bien es cierto que estos cinco pasos para crear un sitemap son bastante simples y directos, sé de buena tinta que muchos webmasters pueden sentirse un poco incómodos a la hora de cambiar manualmente el código en sus webs. Esto es algo muy comprensible, ya que solo los programadores de la “vieja escuela” seguimos usando código exclusivamente.

Para todos aquellos que no quieran profundizar en la programación manual, decirles que están de suerte. Hoy día existen diversas aplicaciones que son capaces de crear un sitemap para tu web, sin necesidad de editar el código por ti mismo.

Algunas de estas alternativas son:.

Yoast Plugin

Si dispones de una página web en WordPress, podrás instalar el complemento Yoast para crear un sitemap para toda tu web.

Además, Yoast te da la opción de activar y/o desactivar tu sitemap con un simple clic, algo muy cómodo cuando se realizan ediciones.

Una vez que se haya instalado el complemento, podrás encontrar todas sus opciones de sitemap XML dentro de la pestaña SEO.

Screaming Frog

Screaming Frog es un software de escritorio que ofrece una amplia gama de herramientas SEO. Se trata de un complemento gratuito capaz de crear tu sitemap siempre que tu web disponga de menos de 500 páginas. En caso de disponer de una web grande con más de 500 páginas, deberás pasar a la versión de pago.

Esta aplicación nos permite realizar todos los cambios de codificación de los que hablamos anteriormente, pero sin cambiar el código de forma manual, sino a través de pestañas sencillas incluidas en la aplicación.

Solo necesitaremos navegar por las pestañas, cambiar su configuración y el archivo del sitemap se ajustará en consecuencia.

Slickplan

Uno de mis complementos favoritos a la hora de optimizar el sitemap es Slickplan.

Ellos incluyen una función visual del generador de sitemaps que nos permite crear plantillas similares a las vistas anteriormente en otros ejemplos.

Con Slickplan podremos arrastrar y soltar diferentes páginas en la plantilla de una manera muy intuitiva para así organizar la estructura de nuestro sitio web. Una vez que hayamos terminado y hayamos quedado satisfechos con la apariencia de su sitemap visual, podremos exportarlo como un archivo XML.

Ten en cuenta que Slickplan es un software pago, aunque ofrece una prueba gratuita.

Conclusión

En nuestra larga trayectoria, hemos coincidido con muchos propietarios de páginas web que se sienten intimidados por este concepto, dado que los sitemaps son considerados un componente técnico del SEO.

Para facilitar su comprensión, el artículo dispone de numerosas infografías y datos, pero si aún así te queda alguna duda, será un placer resolverlas en los comentarios del mismo, o si prefieres un trato más privado, aquí podrás contactar con nosotros.

Diseño Web

10 Errores más comunes al crear un E-Commerce

Por: Marketeros Agencia
Diseño Web

El valor del diseño web para iniciar una estrategia digital

Por: Marketeros Agencia
Diseño Web

Tips para crear contenidos en un sitio web ordenado y estructurado

Por: Marketeros Agencia