Auditoría SEO: cómo evaluar el estado SEO de una web

8 Nov, 2021

Toda estrategia centrada en el posicionamiento SEO requiere de una comprobación inicial con la que ser capaz de identificar y posteriormente optimizar todos y cada uno de los aspectos mejorables en nuestro sitio web, y es aquí donde entra en escena la auditoría SEO.

como hacer una auditoría SEO

Algo que todos tenemos claro es que a nuestro automóvil se le debe realizar una puesta a punto en el taller, con el fin de identificar y solucionar problemas antes de que todo se descontrole, a la vez que garantizamos el máximo rendimiento del mismo. 

Pues con el posicionamiento web pasa exactamente lo mismo… y es que toda estrategia SEO precisa de una puesta a punto para así ser capaz de competir en plenas facultades.

 A esta puesta a punto se le denomina auditoría SEO, y en el artículo de hoy estudiaremos detenidamente todo lo relacionado con su proceso y ejecución. Si deseas saber más sobre cómo mejorar la optimización de tu web con el objetivo de ser capaz de competir por los primeros resultados de búsqueda, esta es tu guía.

¿Qué es una auditoría SEO?

Ante todo, debemos tener claro que una auditoría SEO es ni más ni menos que el proceso mediante el cual se analiza hasta qué punto estamos siendo fieles a las llamadas “buenas prácticas de Google” o factores SEO que influyen en nuestro ranking en los buscadores; se trata del primer paso a la hora de crear un plan de implementación con el que obtener resultados medibles. 

Y es que el propósito de toda auditoría SEO es poder identificar la mayor cantidad posible de errores o problemas que afecten directamente al rendimiento de nuestra búsqueda orgánica. Recuerda, una auditoría SEO es un procedimiento estándar que se debe llevar a cabo de forma regular, algo así como una verificación de estado para nuestro sitio web. 

Gracias a la auditoría podremos dar solución a diferentes campos, tales como:

1. Errores en el SEO Técnico.

    Te ayudamos
    en tu estrategia digital

    2. Problemas con las estructura de nuestra web.

    3. Errores u omisión de optimización SEO.

    4. Posibles problemas Off Page.

    5. Conflictos que afecten a la experiencia de usuario.

    6. Problemas derivados de nuestro contenido.

    ¿Cuándo es necesaria una auditoría SEO?

    De acuerdo, ya tenemos claro lo que es una auditoría SEO y en qué campos puede ser útil pero, ¿en qué momento deberíamos llevarla a cabo?

    Necesidad de una Auditoría SEO

    Existen muchos y variados motivos, y entre los más comunes podemos encontrar: 

    1. Nuestro crecimiento orgánico no es el esperado.

    2. No llegan a nuestra web las visitas que teníamos previstas.

    3. La tasa de conversión de clientes es baja debido a que solo llega tráfico no cualificado.

    4. Se ha sufrido una bajada considerable en las posiciones de los resultados de búsqueda.

    5. Cuando nuestro domain authority y page authority deja mucho que desear.

    6. O sencillamente porque se busca mejorar el rendimiento de la web.

    Además, ten en cuenta que una buena auditoría SEO no debe únicamente centrarse en aquellos elementos que están bien o mal. Y es que las auditorías pueden realizarse para aclarar cuales son los siguientes pasos que nuestra empresa debe llevar a cabo sobre la web con el fin de optimizar su funcionamiento. 

    La realidad es que, una auditoría que carezca de propuestas de mejora y que no esté orientado a buscar soluciones, no será más que un trabajo inacabado.

     Su importancia es crucial en cualquier proyecto ya que gracias a la auditoría SEO seremos más accesibles y atractivos tanto para los usuarios como para los buscadores, lo cual aumenta nuestra reputación de marca, el número de visitas y, en última instancia, las propias ventas.

    Cómo realizar una auditoría SEO

    Bueno, pues ya sabemos tanto el qué es una auditoría SEO, como el porqué la necesito y hasta el para qué la queremos llevar a cabo… Así que es la hora de entrar en materia y ver la manera adecuada de llevar a cabo nuestra auditoría.

    Cómo realizar auditoría SEO

    Antes de continuar, aclarar que la mayoría de artículos y guías sobre auditoría SEO se centran en los procesos más generales de esta, evitando a toda costa diferenciar los departamentos a los que se les encomienda cada uno de ellos. 

    Sin embargo, el objetivo de esta guía es que todo usuario sea capaz de llevar a cabo una auditoría SEO, y para ello es imprescindible diferenciar los diferentes departamentos a los que va dirigido cada proceso.

    SEO Técnico

    Es la parte del posicionamiento en motores de búsqueda que se concentra en las optimizaciones técnicas de una web, tales como las optimizaciones de código, los cambios en el servidor, la optimización del rendimiento de la web, la implementación de datos estructurados, etcétera.

    SEO técnico

    CMS:

    En el caso de estar usando un gestor de contenidos como WordPress o similares, es muy importante fijarse bien en qué plantilla o temas estemos usando, así como los plugins que hayamos instalado con el fin de incluir funcionalidades nuevas a nuestra web.

    Ten por seguro que una plantilla demasiado grande o sobrecargada va a dificultar nuestra optimización a la velocidad, igual que ocurre cuando usamos plugins muy pesados o instalamos una cantidad demasiado grande de ellos.

    Indexación de URLs:

    Uno de los problemas más habituales que nos podemos encontrar en los sitios web son sin duda los relacionados con la indexación.

    En primer lugar, y con la ayuda de Google Search Console, debemos ver qué páginas están indexadas, cuáles sin indexar, así como cuales nos interesan que lo estén. En segundo lugar, debes conocer la frecuencia con la que Google rastrea y cachea las diferentes páginas de nuestra web.

    Una vez tengamos controladas tanto nuestras páginas indexadas, como aquellas que no deseamos que lo sean a través de etiquetas como “noindex”, nuestro objetivo será maximizar y agilizar el rastreo de nuestras páginas para así ayudar a los motores de búsqueda con su indexación.

    Si se lleva a cabo de manera apropiada, lograremos “gustar” a los buscadores, lo cual facilita enormemente el posicionamiento, además de ayudar a mantener posiciones privilegiadas en las páginas de resultados de búsqueda (SERPs).

    Tipo de sitio web:

    A todos los buscadores, incluyendo obviamente a Google, les encanta que una web cumpla con todos los estándares tanto de usabilidad como de desarrollo. Es por ello que debemos verificar a menudo que nuestra web esté correctamente estructurada, para lo cual podemos usar programas externos tales como W3C.

    Una vez analizada nuestra web, obtendremos un reporte de los errores y advertencias detectados en ella, y es aquí donde las diferencias entre distintos tipos de sitios web afloran.

    Si por ejemplo disponemos de una tienda online, deberemos estar muy atentos a campos como la Home, la vista de categorías, las búsquedas de productos, las propias páginas de productos donde tenemos el precio, stock, imágenes y descripción de cada uno de ellos, el formulario de contacto y, por último, nuestro blog.

    Sin embargo, en caso de disponer de un sitio web corporativo, lo que deberemos tener en cuenta son la Home, la vista de categorías o en su defecto la sección de servicios, el estado de los artículos y el detalle de nuestros servicios, el formulario de contacto con el que los clientes pueden contactarnos, y por supuesto el blog, desde sus categorías hasta la funcionalidad de nuestro sistema de búsquedas con el que encontrar los diferentes contenidos del mismo.

    Otro ejemplo sería en caso de que nuestra página web desarrolle su actividad en diferentes países, en cuyo caso entra en juego el SEO internacional. Aquí, además de todo lo expuesto en las webs corporativas, debemos fijarnos en aspectos tales como el análisis de orientación del site, y así poder comprobar si hay errores ya sean lingüísticos o regionales en cualquiera de nuestras páginas.

    Rastreo:

    Un detalle que a menudo se pasa por alto y que afecta en gran medida a la visibilidad de nuestras páginas, es el hecho de asegurarnos de que las URL más importantes de nuestra web puedan ser tanto rastreadas como indexadas por los motores de búsqueda.

    Para saber si cada una de nuestras páginas puede ser rastreada por los motores de búsqueda disponemos de dos métodos: por una parte y como ya comentamos anteriormente, tenemos Google Search Console; por otra, si nuestra web dispone de menos de 500 páginas, podremos consultar las páginas ya indexadas a través de una búsqueda rápida en Google con el siguiente código: “site:[URL de tu sitio web]”.

    Para consultar las indicaciones que tenemos actualmente en nuestra web podemos entrar en la URL “www.tusitioweb.com/robots.txt”. Aquí podremos comprobar las páginas que no deseamos que sean rastreadas con el código “Disallow”, y en caso de encontrar alguna que aparezca indexada en los buscadores que no nos interese, solo tendremos que incluir la etiqueta “noindex” en el código HTML.

    Arquitectura web (mapa navegación):

    No es ningún secreto que disponer de una arquitectura bien diseñada repercute directamente en la calidad tanto del rastreo como de la indexación de nuestra página web. Y es que una organización clara mejorará en gran medida la navegabilidad de nuestra página y, a su vez, permitirá al usuario encontrar lo que necesita.

    Si vale pero… ¿cómo logro mejorarla?

    Muy fácil, centrando la estructura de tu web tanto en la experiencia de usuario como en el enlazado interno.

    Procura disminuir lo más posible la profundidad de tu web, la cual se mide por el número de clics necesarios para llegar a tu destino desde tu página principal, lo cual se lleva a cabo a través de tu estructura de enlaces internos. No olvides comprobar que en efecto tu página principal esté conectada con las páginas más relevantes de tu web a través de estos links, que por lo general están siempre en la cabecera; y a su vez, verifica que estas páginas estén a su vez conectadas con otras más secundarias, y así hasta llegar al fondo.

    Otro aspecto a tener en cuenta en la arquitectura web es la verificación de los códigos de estado de tus URL a través de herramientas externas como Ahrefs o Screaming Frog.

    Ten presente que un código de estado viene a ser la respuesta estándar que nos proporciona un servidor ante una petición de un cliente cualquiera. Si por ejemplo recibimos un código 200 querrá decir que vamos por el buen camino, ya que esto significa que la petición ha sido procesada correctamente y que puede ser respondida sin problemas.

    Sin embargo, si por el contrario recibimos un código 404 tendremos un problema, ya que es el código que especifica que una página ya no existe. Es fundamental crear redirecciones, ya sean permanentes (301) o temporales (302), dependiendo de cada caso.

    Velocidad de carga:

    La velocidad a la que nuestra web carga todos sus contenidos es uno de los aspectos más importantes a la hora de posicionarnos en los motores de búsqueda, y como no podía ser menos, un paso crucial en toda auditoría SEO.

    Ten en cuenta que más del 50% de las búsquedas realizadas son desde dispositivos móviles, las cuales solo muestran en sus resultados aquellas webs que estén optimizadas para ello, siendo la velocidad de carga el principal factor a tener en cuenta.

    A día de hoy la cruda realidad es que si tu sitio web no está optimizado para su uso en dispositivos móviles, es más que probable que nunca logres llegar a las primeras posiciones en las páginas de resultados  (SERPs). Una regla no escrita dicta que si tu web tarda en cargar más de 3 segundos, lo más probable es que el usuario pierda el interés y abandone tu página antes incluso de ver tu contenido.

    Si durante la auditoría ves necesario mejorar la velocidad de carga de tu web, te recomiendo que eches un vistazo a PageSpeed insights, donde podrás descubrir todas las posibles mejoras para tu sitio web.

    Análisis de errores (Sitemap):

    Nuestro siguiente paso es el análisis de nuestra web con el fin de encontrar conflictos o errores internos que puedan lastrar nuestro rendimiento y, a su vez, afectar a la calidad de la experiencia de usuario en la página.

    Para llevar a cabo esta comprobación debemos fijarnos en nuestro sitemap, el cual debe ser verificado regularmente para evitar que se rastreen e indexen URLs indeseables.

    Lo primero que debemos hacer es descargar SEO Spider, el cual nos permite rastrear hasta 500 URLs de forma gratuita.

    Para la verificación del sitemap existen varios métodos y multitud de herramientas que nos pueden ser de ayuda. Las más comunes son:

    1. Utilizar Google con el fin de ver todas las páginas activas en las que se pueden realizar búsquedas. Esto es muy útil en trabajos de alto nivel, investigaciones y en referencias de contenido temático, pero no nos dará un desglose completo de nuestro sitio web.

    2. Extraer manualmente el sitemap.xml para ver el mapa del sitio tal como lo hacen los buscadores.

    3. Extraer el sitemap.xml utilizando un rastreador de sitios web como SEO Spider, el cual nos permite rastrear hasta 500 URLs de forma gratuita.

    SEO On-Page

    Comprende todo lo relacionado con las optimizaciones que puedes hacer a tu página con el objetivo de mejorar su posicionamiento orgánico, o lo que es lo mismo, todo lo que como webmaster de tu página depende de ti.

    Tu meta debe ser hacerle la vida lo más fácil posible a Google, de tal manera que sea capaz de indexar rápidamente tus páginas, y a la vez las clasifique tal como a ti te interesa.

    Estructura URLs:

    Uno de los primeros aspectos a los que debes prestar atención durante tu auditoría SEO es la estructura de tus URLs. Y es que es muy común que nos asalten dudas sobre si la estructura inicial sigue hoy día siendo la más conveniente.

    Antes de continuar, veamos un ejemplo que nos aclare cómo es la estructura de una URL completa:

    SEO On Page

    Ahora que ya tenemos claro lo que es la estructura de una URL, vayamos al grano y echemos un vistazo a algunos consejos útiles para optimizar las nuestras:

    1. URLs concisas: Procura siempre resumir al máximo tus URL y aprovecha su espacio al máximo como por ejemplo no usando preposiciones. Ten siempre presente que ni a los usuarios ni a los buscadores les gustan las URLs largas.

    2. Keywords: Si has usado palabras clave en tus URLs, es importante que te asegures de que su aspecto sea natural, sin acaparar todo su espacio. Además, ten presente que Google y la mayoría de buscadores tienden a dar más importancia al comienzo que al final de la URL, por lo que lo apropiado es incluir la keyword al principio siempre que, como decíamos, sean naturales.

    3. Caracteres especiales: Durante la auditoría SEO debemos revisar nuestras URLs en busca de cualquier error, y uno de los más comunes es la utilización de guiones bajos (agencia_digital) para separar las palabras que la componen, cuando siempre debe usarse el guión alto (agencia-digital). También hay que estar atento de que no se haya colado ningún caracter especial como lo son las tildes, los símbolos de interrogación y/o exclamación, e incluso la letra “ñ” que aún hoy día sigue dando mucha guerra.

    4. Subcarpetas: ¿Dónde tienes alojadas tus páginas secundarias? ¿Usas subdominios (www.blog.ejemplo.com) o subcarpetas (www.ejemplo/blog)? Si por ejemplo disponemos de un blog con buen contenido y en el que se publica habitualmente, nuestra mejor opción es alojar el blog en una subcarpeta, ya que así nuestro dominio principal se verá beneficiado de los contenidos del blog.

    5. Quitar los parámetros: Algo muy común y con difícil solución una vez se ha implementado, es la inclusión de parámetros en las URLs (www.coches.com/marca=bmw&color=negro&ruedas=duras). Suele darse en tiendas online, y puede ser especialmente perjudicial si se dispone de un gran número de productos, ya que cambiarlo a posteriori puede ser un verdadero incordio. Hay dos formas de llevar a cabo la auditoría SEO en este campo: podemos usar la etiqueta canonical para indicar a Google que tenga en cuenta la URL del producto original, o podemos usar Webmaster Tools de Google y cambiarlo en Rastreo -> Parámetros de URL.

    Meta Etiquetas:

    Otro aspecto donde toda auditoría SEO precisa de revisión es el correcto uso de las metaetiquetas (títle, metadescripciones, h1, h2, meta tags…).

    Es fundamental que mantengamos una buena estructura de la información mediante encabezados adecuados a nuestro proyecto, mientras mantenemos a la vez una buena estructuración de los contenidos ya expuestos.

    Durante la auditoría SEO revisaremos:

    1. Evitar tener más de una etiqueta h1 en cada una de nuestras páginas.

    2. Asegurarnos de que cada h1 se relacione con los términos que deseamos posicionar.

    3. Un correcto uso de las etiquetas h2 y h3 para dividir entre diferentes temáticas.

    4. Que nuestras metaetiquetas estén orientadas hacia el posicionamiento long tail.

    Imágenes:

    Otro error muy común es el de no incluir ni la etiqueta “alt” ni el título a cada una de las imágenes de nuestra web.

    Las etiquetas “alt” son usadas en las imágenes como un texto alternativo para que, cuando la imagen falla por la razón que sea, aún pueda verse la descripción de la misma.

    Por otra parte, tanto Google como los demás buscadores usan las etiquetas “alt” y los títulos como seña de identidad para identificar cada imagen. Sin esta etiqueta y sin los títulos de las imágenes, Google sería incapaz de saber de que va y trata cada imagen.

    Enlazado interno y anchor text:

    Como ya sabemos, un enlace interno es un hipervínculo que enlaza dentro del propio dominio, o dicho de otra forma, un enlace que apunta a otra página en el mismo sitio web. Por otra parte, el anchor text es el título del enlace, en donde es visible el texto del hipervínculo.

    Ni que decir tiene la importancia de su revisión, y es que saber analizar todos nuestros enlaces internos y anchor text es fundamental a la hora de realizar una auditoría SEO, dado su tremendo protagonismo cuando buscamos posicionar una web.

    Existen algunas herramientas SEO que pueden serte de ayuda cuando realices el análisis, pero aquí veremos cómo llevarlo a cabo a través de Screaming Frog SEO:

    1. Lo primero es ejecutar un análisis completo de nuestra web, teniendo en cuenta que debemos configurar SEO Frog para que escanee únicamente URLs.

    Pantallazo análisis

    2. A continuación debemos acceder al menú de la herramienta y pinchar en “Bulk Report” / “All Anchor Texts”, con el fin de descargarnos toda la información de nuestros anchor text.

    Anchor text herramienta

    3. Una vez descargada la lista, la exportamos a Excel y la organizamos en columnas.

    Exportar excel

    4. Nuestro siguiente paso será seleccionar todas las filas y columnas para crear una tabla dinámica con las páginas de destino como filas y los anchor text dentro de las mismas.

    Tabla dinámica

    5. ¡Y listo! Una vez creado solo te queda revisar que no haya ningún error en tu estrategia de anchor text y palabras clave.

    Calidad del contenido:

    Uno de los pasos más importantes a la hora de revisar nuestra web es la auditoría de contenidos, la cual a su vez es una de las tareas más arduas que nos podemos encontrar, y sin embargo absolutamente fundamental si se le quiere sacar partido a nuestra web.

    Ten claro que esta auditoría no se realiza solo para corregir errores y actualizar contenidos, sino que también es la ocasión perfecta para comprobar cuáles de tus contenidos dan mejores resultados, así como analizar tanto tus puntos fuertes como los débiles.

    Son muchos los aspectos a tener en cuenta durante una auditoría de contenido, pues prácticamente cualquier cosa es capaz de afectar negativamente al rendimiento y, por ende, a su posicionamiento orgánico. Algunos de los más comunes son:

    1. Errores ortográficos.

    2. Enlaces rotos (error 404).

    3. Textos irrelevantes (Thin Content).

    4. Palabras clave inadecuadas.

    5. Contenidos duplicados.

    6. Imágenes demasiado pesadas.

    7. Imágenes que no concuerdan con el contenido.

    8. Contenido desfasado o redundante.

    9. Vídeos que no se reproducen.

    Todos y cada uno de estos aspectos son importantes, pero aquí haremos hincapié en aquellos que son absolutamente fundamentales para un correcto funcionamiento de la web:

    1. Contenido duplicado: Es imperativo que no tengamos contenidos duplicados dentro de nuestra propia web. Puede sonar extraño… pero es algo que ocurre mucho más a menudo de lo que uno se piensa. Si después de analizar la web identificas URLs con el mismo contenido, la mejor opción para solucionarlo suele ser usar la etiqueta canonical, aunque también se puede crear una redirección a nivel de servidor y listo.

    2. Densidad de keywords: Otro de los errores clásicos es la de repetir cuantas más veces mejor una misma keyword, para así poder posicionar mejor la palabra clave que deseamos. Bien es cierto que antiguamente tener un porcentaje de repetición alto era un factor importante a la hora de posicionar, sin embargo desde hace ya unos años no funciona así, siendo de hecho perjudicial si nos pasamos con su uso. Recuerda que a día de hoy se considera aceptable una densidad de palabras clave que ronde entre el 1% y el 2%, aunque existen casos en donde se permite hasta un 4% o 5%. Como siempre, depende tanto de la temática que se esté tratando, como de la palabra clave que estemos trabajando.

    3. Thin Content: Se trata de todo aquel contenido que aporta un valor nulo o de escasa calidad a nuestro sitio web. En este caso hay que tener en cuenta que, como es lógico, no existe un criterio oficial que nos diga con exactitud cuales de nuestras páginas entran dentro de esta categoría. Sin embargo, si existen ciertos patrones que nos dan la posibilidad de encontrarlas, tales como páginas vacías o semivacías, las páginas con contenido duplicado o que esté generado automáticamente, el contenido de afiliación de baja calidad o las conocidas como páginas puerta o doorway page. Cualquier contenido que sea considerado thin content por Google será penalizada al instante, afectando drásticamente a su posicionamiento en las SERPs.

    4. Canibalizaciones: La canibalización de keywords se produce cuando se tiene más de una URL apuntando hacia la misma keyword. Esto puede ser un problema si no se le pone solución, ya que ni Google ni prácticamente ningún buscador es capaz de saber cuál es la URL que debe posicionar en caso de haber dos páginas de una misma web apuntando a la misma palabra clave, lo cual resulta en que ninguna de las dos sea posicionada. Recuerda que siempre debes crear tus URLs con una intención de búsqueda para cada una de ellas. Para localizar posibles canibalizaciones existen varios métodos, bien usando herramientas externas como Sistrix, o bien a través del Search Console de Google, o simplemente a través del comando “site:”.

    SEO Off-Page

    Una auditoría SEO Off Page es aquella en la que se analizan todos los elementos externos de una web que afectan a su posicionamiento en los buscadores.

    SEO Off Page

    Su objetivo no es otro que el de encontrar todos los errores y puntos débiles con los que cuenta tu web en su faceta off site, con el fin de darles solución y así lograr que dejen de perjudicar a nuestro posicionamiento web.

    Perfil de enlaces:

    Si hay algo que se identifique con el SEO Off Page, esos son los enlaces externos o backlinks. Y es que para cualquier buscador que se precie, tener enlaces externos de calidad es el principal factor a la hora de definir la calidad e importancia de un sitio web.

    Ojo, no confundir calidad con cantidad… Y es que en los comienzos del  posicionamiento SEO era precisamente la cantidad, independientemente de dónde o cómo estuviera puesto el enlace, el que definía tu posición en los buscadores, cosa que ya no es que no valga, sino que es enormemente perjudicial.

    A día de hoy lo más apropiado es buscar el mayor número de backlinks posible siempre que sean creados de forma natural, o al menos de la forma más natural posible. De lo contrario es casi seguro que seremos considerados como SPAM por los buscadores, lo cual viene a significar la muerte de tu web, pues si es considerada SPAM ya poco podrás hacer para que los buscadores te dejen de considerar como tal.

    En definitiva, la cantidad es importante, pero lo es más todavía la calidad. Cuanto mayor sea la autoridad de la web que te enlaza, mejores resultados te dará ese backlink.

    1. Enlaces: Para la auditoría es importante que te acostumbres a revisar tus enlaces de vez en cuando. Personalmente recomiendo una revisión semanal, aunque dependiendo del tamaño de tu web y de tu Estrategia link building puede ser necesario solo una vez al mes. Para llevar a cabo la auditoría lo mejor es utilizar herramientas externas como SEMRush o Ahrefs, con las que podrás consultar todos tus enlaces de manera eficaz. Comprueba su DR (Domain Rating), si es follow o nofollow, si los anchor text son apropiados, etc. Además, gracias a estas herramientas podrás filtrar los resultados, en especial por “Fecha de subida”, la cual nos ayudará a saber el tiempo que tarda Google en encontrar un enlace que hayamos creado en una web externa.

    2. Anchor text: Como seguro ya sabrás, el anchor text es el texto que está insertado en el enlace, el cual es de suma importancia para los buscadores. Es por ello que su análisis durante una auditoría SEO es de suma importancia, ya que cualquier tipo de patrón existente en los anchor text te acabará penalizando. Asegúrate de no estar enlazando a una página usando siempre el mismo anchor text, especialmente si lo haces con una  misma keyword. Un anchor text debe ser claro, breve y, como no, que tenga relación con el link al que enlaza, haciendo que el usuario sepa en todo momento lo que se va a encontrar una vez haga clic en tu enlace. También recuerda revisar aquellos enlaces que estén creados desde imágenes, pues todos ellos deben tener disponer de la etiqueta “alt”, que es algo así como el anchor text de las imágenes (lo que se ve cuando la imagen falla).

    3. CTLDs: Otro punto importante que a menudo suele ignorarse pero que es importante verificar durante una auditoría SEO es el porcentaje de dominios con diferentes extensiones en nuestro sitio web (“.com”,”.es”, “.net”, “.co”, “.mx”, etc.). Con ello seremos capaces de comprobar que en efecto cada una de nuestras páginas está donde debe estar.

    4. Dofollow-Nofollow: A la hora de auditar nuestra web es importante que nos fijemos en todos nuestro enlaces externos (aquellos enlaces que desde nuestra web apuntan a otros sitios externos), ya que un error común es el de poner nofollow a todos ellos con el fin de no compartir nuestra fuerza con ellos. El problema es que tanto Google como los principales buscadores entienden esta práctica como una sobreoptimización del SEO en tu web, lo cual está fuertemente penalizado desde que se incluyó Google Penguin allá por 2.016. La medida óptima para crear un enlazado natural y que debes buscar al realizar la auditoría SEO es de aproximadamente un 70% de enlaces dofollow y un 30% nofollow.

    Autoridad de dominio:

    Cuando hablamos de la autoridad del dominio o DA (Domain Authority) debemos saber que se trata de un indicador que mide la relevancia o popularidad que tiene nuestra web en comparación con todas las demás. Su puntuación oscila entre 0 y 100, siendo 100 la más elevada, aunque ya te aviso que llegar a las puntuaciones más elevadas es complicado. Obviamente, cuanto más alto sea tu autoridad de dominio, más fácil te resultará posicionar la página.

    Al tratarse de un sistema de puntuación dinámico, es necesario llevar un control del mismo, y no hay mejor momento para llevarlo a cabo que durante una auditoría SEO.

    Ten en cuenta que si eres propietario de un sitio web nuevo o si tu web es muy pequeña, tu capacidad para subir tu puntuación DA estará muy mermada. Y es que aunque suene injusto, así es como a día de hoy funcionan todos los buscadores… Cuanta más antigüedad y relevancia tenga una web, mayor será tu autoridad de dominio.

    Además de la autoridad del dominio (DA), puedes consultar la autoridad de cada una de tus páginas (PA), lo que te ayudará a hacerte una idea sobre cuales de tus páginas tienen mayor relevancia en tu web.

    Durante la auditoría comprueba tanto tu DA como el PA de tus páginas. Lo normal es que tus valores vayan subiendo a un ritmo lento, pero si durante la revisión ves que alguno ha bajado, es probable que se deba a algún tipo de conflicto, ya sea contenido duplicado, ser catalogado como spam por los buscadores, problemas de canibalización, etcétera.

    ¿Qué herramientas usar en una Auditoría SEO?

    Toca el turno de ver cuales son las herramientas que podemos usar a la hora de realizar nuestra auditoría SEO.

    Herramientas SEO

    Lo primero que debemos saber es que, aunque son de gran ayuda, en realidad los datos que nos proporcionan estas herramientas a menudo deben ser revisados de forma natural, ya que es posible encontrar datos que la herramienta califique como error, cuando en realidad no lo es ya que forma parte de una estrategia previamente establecida.

     Por tanto recuerda, todas las herramientas que nos ayudan a realizar una auditoría SEO sirven para consultar toda la información necesaria para llevar a cabo cada uno de los pasos necesarios, pero siempre debemos tener en cuenta que estos datos no son infalibles, por lo que antes de realizar grandes cambios porque la herramienta así te lo recomienda, asegúrate de que en efecto esos cambios son necesarios.

     Veamos ahora algunas de las herramientas SEO más conocidas:

    • Search Console: Se trata de un servicio gratuito que nos proporciona Google que nos facilitará la vida a la hora de supervisar, mantener y solucionar todos los problemas relacionados con la presentación de tu web en las SERPs. No caer en el error de pensar que es una herramienta obligatoria para ser indexado por Google, aunque si es cierto que Search Console nos da la capacidad de entender y mejorar la manera en que Google ve nuestro sitio web.
    • Google Analytics: Otra herramienta gratuita de Google especializada en la analítica web. Se trata de la herramienta más usada a la hora de analizar todos los aspectos relacionados con tu sitio web, ya sea un blog, una tienda online, una web corporativa o lo que sea. Además es capaz de visualizar datos de gran utilidad como el tiempo que pasan los usuarios en tu web, de donde proceden, las acciones que realizan en tu web, los diferentes dispositivos que se han usado para entrar, si es un usuario nuevo o que ya nos ha visitado previamente, etcétera. Además, Google Analytics nos permite conocer cuáles son nuestras páginas más visitadas, las conversiones que se han hecho en tu web y mucho más…
    • Ahrefs: Herramienta especializada en la monitorización de enlaces entrantes (backlinks) con gran fama en el sector gracias a su precisión y alta velocidad. Gracias a ella podremos descubrir los enlaces que se van creando hacia nuestro dominio o, si lo deseamos, conocer el volumen de enlaces entrantes de nuestra competencia, lo cual nos ayudará a entender mejor la estrategia de Linkbuilding que están llevando a cabo, además de darnos la posibilidad de encontrar nuevas fuentes de enlace óptimas.
    • SEMRush: La herramienta SEMRush es usada principalmente para analizar todos los datos relacionados con el Posicionamiento SEO. Además es capaz de elaborar diferentes estrategias con las que obtener nuevos backlinks hacia nuestra web. También posee una herramienta muy útil a la hora de detectar y analizar a la competencia que nos hará la vida mucho más fácil.
    • Sistrix: Esta herramienta de origen alemán especializada en la gestión SEO tanto OnPage como OffPage, es capaz de comprobar en segundos un gran volumen de información, creando reportes muy completos en donde se nos indica dónde está posicionada tu competencia y cómo hacer para igualarla.
    • Screaming Frog: Se trata de una herramienta que nos permite rastrear cualquier sitio web actuando de la misma forma que lo hace una SEO Spider, de tal manera que es capaz de proporcionarnos un informe muy completo tanto de los enlaces , como de las imágenes, los archivos de código HTML, CSS, JavaScript o PHP, y en definitiva, toda la información que podamos necesitar a la hora de realizar una auditoría SEO.
    • WooRank: WooRank es una aplicación web que se encarga de generar informes de cualquier sitio web en los que se incluyen todos los datos relevantes al estado de la misma, además de un listado de recomendaciones para implementar en la web con el objetivo de optimizar tanto su autoridad de dominio como su presencia online.
    • MetricSpot: Otra herramienta que nos puede facilitar la vida durante una auditoría SEO es MetricSpot, la cual es capaz de generar informes completos de cualquier web, a la vez que mide el grado de optimización SEO del sitio web basándose en más de cincuenta parámetros diferentes que influyen a su posicionamiento. Su peculiaridad es que es capaz de analizar también tus redes sociales, lo cual ayuda a conocer su autoridad social y a encontrar Influencers de tu sector.
    • SEOptimer: SEOptimer es una de las pocas herramientas gratuitas que de verdad es capaz de darnos buenos resultados a la hora de auditar nuestra web. Su proceso se diferencia mucho de otras herramientas SEO dado que se basa en el aislamiento de aquellas áreas que considera problemáticas, apartando todo lo que crea perjudicial.
    • QuickSprout: Gracias a esta herramienta podremos realizar análisis técnicos tanto de nuestra web como de las de la competencia de forma rápida y eficaz. Además es capaz de crear comparativas de hasta tres sitios web diferentes, lo que nos permite tener un listado con todos los enlaces de la competencia.
    • Seranking: Para terminar veremos SE Ranking, la cual es una de las herramientas “todo en uno” más usadas en el campo del posicionamiento SEO. Posee una base de datos con más de 68 millones de palabras clave, lo cual es una bestialidad. Está compuesto por un total de 35 funciones diferentes, las cuales nos permiten seguir la evolución de un dominio, conocer la posición exacta de las palabras clave que trabajamos, ver consejos sobre otras keywords que podrían añadirse a tu proyecto e investigar a la competencia de forma eficaz.

    Auditorías SEO: Novedades y trasfondo

    Ya casi estamos llegando al final, pero antes me gustaría comentar algo muy importante que por desgracia no siempre se tiene en cuenta.

     El mundo del posicionamiento SEO es complejo y evoluciona cada día. Es por ello que para poder estar al día uno debe empaparse de todos los contenidos de calidad relacionados con el SEO, y las auditorías no son la excepción…

     Ni os imagináis la cantidad de “profesionales SEO” que están estancados en técnicas obsoletas, preguntándose día si y día también el porqué lo que antes le servía, ahora le perjudica…

     Mantente al día con contenidos de calidad y verás como todo acaba saliendo como tu quieres.

    Hasta aquí nuestra guía con todo lo necesario para llevar a cabo una auditoría SEO. Espero que te haya quedado todo aclarado y recuerda, cualquier duda que tengas estaremos encantados de atenderte.