Tips para crear contenidos en un sitio web ordenado y estructurado

3 Ago, 2020

Un buen contenido es lo que diferenciará una web productiva y relevante de una que no lo sea, sin más. El éxito de un sitio web está determinado principalmente por su contenido, el resto de factores determinarán sin duda también el recorrido de lo que será nuestra web. Diseño, imágenes, estructura…elementos importantes y diferenciadores, pero la información que ofrezcamos a nuestros usuarios será determinante para un objetivo fundamental: nuestra visibilidad.

Con respecto a esto,  mencionaremos algunos tips para crear contenido en un sitio web para que puedas atraer a más público y más cualificado. Estos son:

Conoce a tu público objetivo

Antes de desarrollar cualquier estrategia de marketing lo primero que debes hacer es conocer a tu público objetivo, tu buyer persona. Esto implica investigar, analizar y concluir elementos como:

  1. Sus costumbres
  2. Edades
  3. Sexo
  4. Segmento al que pertenecen
  5. Sitios web que frecuentan
  6. Qué necesidades presentan
  7. Qué tipos de temáticas les atrae

Saber toda esta información te permitirá desarrollar una página web adaptada al perfil de tus potenciales consumidores o clientes. El objetivo es tratar de que se sientan identificados con el contenido que se les ofrece, les parezca interesante y de valor, y puedas incrementar las posibilidades de generar un lead o venta dentro de tu web.

Es importante que el contenido esté bien segmentado. Intentar que  la información llegue a todos es el equivalente a no llegarle a nadie. Por tanto, la investigación y el acierto a la hora de concluir mejor con nuestro buyer persona es crucial para un buen desempeño posterior de la web.

Cuando conoces a tu audiencia, sabes cómo llegar a ellos con tu contenido. Si comprendes lo que tu audiencia quiere de tu negocio podrás crear contenido que les llegue directamente y genere su interés.

Crea una estrategia

Para todo ello, en lo primero que tenemos que incidir es en la estrategia a implementar en nuestro mapa del sitio. El sitemap de nuestra web marcará la estructura de nuestros contenidos dentro de la misma, y gran parte de su buen resultado.

Durante la estrategia puedes desarrollar un esquema sobre cómo será la estructura orgánica del sitio web. Allí puedes plasmar elementos como:

  1. El color
  2. La tipografía
  3. Las etiquetas
  4. La ubicación de las pestañas
  5. El tamaño de la letra y las figuras geométricas
  6. El nombre de dominio
  7. Las estrategias SEO

Es importante que los tonos de la web hagan contraste con el color de las letras, de tal forma que el lector no tenga que hacer ningún esfuerzo para visualizar la información suministrada.

Es recomendable que las etiquetas estén ubicadas en los extremos izquierdo o derecho de tal manera que no obstruyan al contenido central de nuestro site. Estas pueden organizarse en orden alfabético o por fecha, posicionando la más actual por delante de las más antiguas.

El tamaño de las letras ubicadas en las pestañas deberá ser más grande que las del contenido central, de tal manera que puedan ser resaltadas y fácil de ubicar por los internautas que visitan el sitio web.

Dependiendo de la temática que quieras desarrollar puedes introducir imágenes de fondo. Si estás ofreciendo un servicio técnico de reparación de equipos electrónicos puedes colocar fotografías de ordenadores, tabletas, móviles o televisores en proceso de remiendo. Esto proyectará profesionalidad y mayor confianza hacia el lector que visita la web.

Definir palabras clave

Debes identificar cuáles serían las palabras claves o keywords adecuadas para cada una de las páginas de la web. Esto permitirá posicionarlas en los motores de búsqueda de Google y llegar a una cantidad mayor de público así como a uno más cualificado. A medida que seleccionemos mejor el tipo de búsqueda que realiza nuestro cliente o comprador mejor llegaremos a ellos, y por ende lograremosun objetivo clave: estar donde nos están buscando.

Las estrategias de SEO y de marketing de contenido deben ir siempre unidas. La una sin la otra siempre repercutirá en nuestros resultados.  Una buena coordinación entre ambas llevará consigo una estrategia digital de óptimos resultados. Recordemos siempre que el contenido en una web, venga a través de las páginas corporativas o de los generados a través del blog, es clave en su posicionamiento orgánico en los buscadores. Son los propios contenidos los que vamos a posicionar para que lleguen a nuestro buyer persona, por tanto su selección debe ser estudiada minuciosamente.

Podríamos dividir la palabras clave o keywords en dos tipos: las principales y las secundarias. Esta división es importante realizarla a la hora de estructurar el contenido de cada una de las páginas de nuestra web. ¿Por qué?, porque el título o H1 de cada una de las mismas deberá ir determinado por la keyword principal, la que entendemos es más utilizada y sirve de referencia para nuestro buyer persona, en la que estamos indicando a los buscadores que somos relevantes y tenemos información importante que ofrecer. Las palabras clave secundarias las deberemos reflejar en los H2 y H3. Es una buena forma de indicarle a Google el orden de importancia en los contenidos de cada una de nuestras secciones en la web.

Esquema de contenido

Se puede planificar un esquema previo sobre cómo deseas que se desarrolle el contenido del sitio web. En este punto se puede dividir la información de forma jerárquica. Por ejemplo:

  1. Título de la página web
  2. ¿Quiénes somos?
  3. ¿A qué nos dedicamos?
  4. ¿Cómo surgió la idea?
  5. Precios del producto o servicio ofrecido
  6. Referencias
  7. Información de contacto

De esta forma, el contenido quedará organizado y se le hará fácil al lector asimilar la idea que se pretende proyectar.

En caso que sea una página con un diseño web empresarial, se puede agregar los nombres de los integrantes de la organización. Esto le permitirá al lector investigar el perfil del equipo de trabajo de la compañía lo que le inspirará mayor confianza a la hora solicitar información referente a la misma.

Diseño web atractivo

Algo es evidente, si el diseño web  que un usuario se encuentra al aterrizar en alguna de nuestras páginas les resulta atractivo, obviamente, incentivará su navegación dentro de nuestro site. O lo que es lo mismo, el look and feel en una web es clave para conseguir dar el primer paso en la permanencia del usuario en la misma. Posteriormente será nuestro contenido el que, con el interés que despierte, consiga que los tiempos de permanencia y páginas vistas de los usuarios generen cada vez mejores resultados.

Por lógica, un diseño atractivo ayudará a ver nuestro contenidos con «mejores ojos». Aunque siempre la calidad de los mismos será examinada por nuestros usuarios y los motores de búsqueda con independencia del mismo. Pero lo dicho, siempre nos ayudará. Algo bien presentado es empezar con buen pie, sin duda.

Prestar atención al SEO

En este punto se debe poner mucha atención a las estrategias SEO empleadas por nuestra competencia. Esto te permitirá saber cuáles son las páginas que están mejor posicionadas en Google y las palabras clave utilizadas que les permitieron ser relevantes en el sector al que pertenecemos.

Las keywords que seleccionemos, tanto principales como troncales, así como los contenidos que redactemos para toda nuestra web, deben ir lógicamente ligados para darle sentido a nuestro mensaje.

Hacer usos forzados de las keywords nunca es recomendable. Nuestro mensaje a lo largo de toda la web debe ser fluido y claro. Los usuarios, y por supuesto los motores de búsqueda, se dan cuenta de los encajes forzados de palabras clave. Son bastante más inteligentes de lo que pensamos.

CTA, llamadas a la acción

Aumentar el tráfico a tu sitio web y crear una experiencia de usuario positiva sin duda es una clave importante a la hora de generar nuestro contenido. Pero no menos importante es convertir a los visitantes de nuestra web en prospectos, en leads, en oportunidades de negocio. Y para ello, y dentro de nuestra estrategia, debemos de llamarles a la acción. Debemos de configurar en «zonas» de nuestras páginas CTA (call to action) estratégicamente diseñadas para incentivar a los visitantes de nuestra web a clickar los mismos y conseguir llevarlos a páginas que conviertan a través de formularios.

El contenido del sitio web debe contener frases y/o botones, o banners,  llamando a la acción a nuestros usuarios, a los cuales alentemos a comprometerse aún más con nuestra empresa.

No bombardeemos a nuestros visitantes con demasiadas llamadas a la acción, ya que es probable que se abrumen y abandonen el sitio. Asegurémonos de realizar llamadas específicas a la acción en las páginas relevantes de nuestra web, aquellas que claramente nos ayuden a tener una conversión que llegue a los objetivos que nos hemos propuesto.

Tipos de contenido

Tendremos que definir cuál será el tipo de contenido que ofreceremos en la web y donde deberá ir reflejado. Existen dos tipos de contenidos:

Contenidos corporativos – Contenidos informativos

Los corporativos van a formar parte de las páginas internas y la homepage de nuestro sitio web. Nuestros servicios o productos deberán ir debidamente ordenados sin que mezclemos los mismos. A modo de ejemplo, nosotros vendemos fruta, y nos interesa que los usuarios conozcan los valores añadidos y características de las mismas. Hasta ahí todo bien. Pero un usuario lo que quiere en concreto son mangos, y realiza la búsqueda en Google. Como le llevemos a una página donde le hablemos de plátanos obviamente se va a salir inmediatamente de nuestra web. Debemos llevar a los usuarios a que aterricen en una página donde le informemos en concreto de lo que buscan. Los mangos y plátanos tienen en común que son fruta, pero no son la misma fruta….el orden en los contenidos de nuestra web será clave en un buen desempeño de la experiencia de usuario en la misma.

Los contenidos informativos básicamente los compondrán los artículos de nuestro blog. Será en este sitio de nuestra web donde poder reflejar los contenidos dinámicos, los que generen más actualidad informativa. En definitiva, serán los posts del blog los que tengan como objetivo suministrar la información que los usuarios  están buscando en Internet. Recordemos, informar no es vender. La información que los usuarios demandan en los buscadores debemos suministrársela a través de nuestro blog, que para eso está, para ofrecerla.

Llegando ya a la conclusión de este artículo. Los contenidos forman la parte esencial de nuestra web. Debemos estudiar lo que interesa a los que serán nuestros futuros clientes (buyer persona), debemos informar de una forma organizada y bien estructurada, debemos seleccionar y coordinar las palabras clave y el desarrollo de los contenidos de las mismas. En definitiva, si sabemos explicar de manera ordenada y clara lo que son nuestros productos o servicios las posibilidades de ser relevantes y tener visibilidad en nuestro sector serán mucho más altas, y por tanto estaremos en el camino acertado en cualquiera de las estrategias digitales que emprendamos. Nunca olvidemos que Internet es la herramienta de la información por antonomasia, y esta se nutre por los contenidos…