Autoridad del dominio: ¿qué es y cómo mejorarla?

18 Mar, 2021

Mantener una acertada estrategia de link building  resulta imprescindible para un óptimo posicionamiento en buscadores, pero para ello es fundamental contar con una buena autoridad de dominio de las webs que nos enlazan y enlazamos.

El link building es el aspecto más importante del SEO Off Page, y a mayor autoridad de dominio, mejor será tu posición en las páginas de resultados de buscadores como Google. Si no quieres perderte nada, coge papel y boli y toma nota.

¿Qué es la autoridad del dominio?

La autoridad del dominio es una puntuación que se le otorga a un sitio web (también a las URL) que busca comparar la reputación de la página frente al resto de webs mundiales. En otras palabras, es como si fuera una clasificación de páginas webs.

Por norma general, se entiende que este valor (que va del 0 al 100) se impulsa por el número de enlaces que apunten a nuestro dominio. Pero ojo, no es solo eso, no nos debemos confundir, hay más factores que son importantes en esta materia. De hecho, de nada te servirá un buen link building sin un buen SEO On Page.

Añadir a lo dicho que este valor sigue una escala logarítmica, lo cual dificulta más el paso de una unidad cuando tenemos un 40 y queremos pasar a 41, que cuando nos encontramos en 0 y queremos subir a 1.
La autoridad del dominio fue introducida por Moz y mantiene un algoritmo secreto (como el de Google), pero establece que se basa en los siguientes datos:

  • MozRank
  • MozTrust
  • Y… el perfil de enlaces

Como puedes ver, dos de las tres secciones que se valoran en la autoridad del dominio de una web son secretos. En cualquier caso, se ha comprobado que se transmite algo de autoridad del dominio cuando una web enlaza a otra. Y tiene sentido, ¿verdad?. Es como si fuera una carta de presentación para Google, y ¡es lo único que sabemos!

¿Cómo mejorar la autoridad del dominio?

¿Sabías que la primera posición en Google tiene un CTR 200 % superior a la segunda posición? Si queremos alcanzar esa meta deberemos de mejorar la autoridad de nuestro dominio y, como todo en el SEO, no es inmediato y requerirá de trabajo, esfuerzo y tiempo para dejar a los robots hacer su trabajo.

Haz una auditoría de enlaces

Te ayudamos
en tu estrategia digital

Hay webs, o más bien herramientas, que te informan de las webs que te tienen enlazadas. De esta forma, podrás tener una impresión de la calidad de los links que tienes en tu perfil y eliminar los que estén penalizando por la mala calidad de los mismos.

Deberás aglutinar un perfil de enlaces saludables que estén bien vistos por Google. Es decir, censurar temáticas que puedan estar penalizadas (como el porno o la violencia) y hacerlo con naturalidad: a Google no le gustan los esquemas de enlaces ficticios. Para ello, lo mejor será que te enlacen webs de tu sector o que te dediquen un artículo exclusivo.

No obstante, la recomendación de crear un buen contenido no puede faltar. Eso hará que la gente te enlace sin preguntar (lo que te ahorrará dinero y tiempo). ¿Te imaginas la cantidad de backlinks que te puede dar un artículo viral?

Crea contenido que guste a tus lectores

Será mucho más fácil que te enlacen aquellos usuarios que te leen con frecuencia. Deberás prestar atención a los artículos que más interacción tengan de todo tu dominio y seguir sacando información de esos lectores a los que tanto les debes. Tener suscriptores te generarán usuarios recurrentes que te otorgarán fuerza y autoridad. Es tan fácil y tan complicado como generar contenidos de valor que generen algo que es oro en Internet: el engagement. La fidelidad y compromiso de usuarios con nuestros contenidos nos hará crecer en todos los aspectos y conseguiremos crecer en autoridad, y por tanto, en relevancia y visibilidad.

Insistimos, el mejor secreto para posicionar es tener un buen contenido en las distintas páginas de nuestra web. Satisfacer la intención de búsqueda o lectura del usuario, ganar interacción con ellos, y bajar el porcentaje de rebote; todo ello mejorará tu autoridad de dominio y, por lo tanto, tu posicionamiento en buscadores.

Especializa tu contenido en la dirección que percibas que gusta a tus lectores. Haz una lectura agradable. Prueba cosas nuevas y mide la interacción. Favorece la estructura del contenido mediante enumeraciones, que generarán sensación de orden y, por tanto, un buen look and feel del mismo. No uses frases y párrafos largos y acompaña el contenido con negritas o citas que hagan la lectura un poco más amena. Queremos que el lector esté a gusto leyéndonos. Conseguiremos con ello que nos lea todo.

Analiza tu SEO en profundidad

Introduce cambios que permitan aumentar la velocidad de carga de tu web (lo puedes medir con Google Speed Insights). Allí mismo verás los errores de carga que tiene tu web tanto en móviles como en ordenadores y poder corregirlos.

Presta más atención a la carga en teléfonos móviles. La mayoría del tráfico en Google se hace con un teléfono móvil y no tendría sentido anteponer una cosa a la otra.

Analiza los snippets, con sus títulos y descripciones, cuando aparece un resultado de una url de tu web. Si los motores de búsqueda pueden entender fácilmente la temática de tu web y posts, tu autoridad de dominio subirá exponencialmente. Además, este tipo de cambios pueden aumentar tu CTR y acabar atrayendo a personas por encima de alguien que esté posicionado mejor que tú (eso también será considerado como un punto a tu favor).

Como conclusión, todo lo que rodea a la autoridad de los dominios y una buena nota de los grandes auditores de Internet, como puedan ser Href o Moz, siempre será consecuencia de un trabajo minucioso y bien hecho, dentro y fuera de nuestro entorno web. Los contenidos de valor en otras webs que nos referencien mediante enlaces deberán ser de la misma temática o similar a la nuestra, y a su vez, tener una buena autoridad.

Por tanto, la combinación de un buen contenido reflejado en una web, con nuestra misma temática y alta autoridad, y enlaces, preferentemente dofollow, será la mejor de las noticias que le podemos indicar a Href y Moz de lo relevante que somos. Esto tendrá mucho que ver en la «nota» que nos pongan. Y de todo ello Google permanecerá muy atento, vigilando nuestra autoridad, para tomar las decisiones oportunas alrededor de la visibilidad y relevancia que nos otorgue. Y de esto último dependerá, y mucho, el éxito de nuestras estrategias digitales.