Google EAT: ¿Qué es y cuál es su importancia en SEO?

21 Abr, 2021

El término EAT es el acrónimo de un concepto creado por Google en el 2015: experiencia, autoridad y confiabilidad (en inglés, expertise, authoritativeness and trustworthiness). Este concepto se originó especialmente para verificar la calidad del contenido de las páginas del tipo «your life, your money» (tu vida, tu dinero) o YLYM, como son comúnmente conocidas.

Esta clase de páginas de Internet contiene información médica, legal y financiera, principalmente, pero también se incluyen aquí las que integran información de compras. Es decir, que son páginas que comprenden contenido relativo a la salud, el bienestar o la seguridad de las personas. Debido a la relevancia de la información proporcionada y al impacto que esta produce en la vida de la gente, Google decidió que quienes contribuyen a generar estos contenidos deben acreditar un conocimiento formal del tema, o bien una experiencia de vida que les permita ser considerados expertos.

¿Es el EAT una medida de posicionamiento?

La respuesta es un tanto compleja, y debemos dividirla en dos partes. Inicialmente, el EAT no es un elemento para el posicionamiento de los contenidos. ¿Por qué?, porque debido a que tanto la experiencia como la confiabilidad y la autoridad son características esencialmente incuantificables, estas no pueden ser evaluadas directamente por un ordenador.

Sin embargo, y esta es la segunda parte de la respuesta, los ingenieros de Google se las han arreglado para modificar ciertos algoritmos de búsqueda de modo que se ajusten a los criterios del EAT. De esta manera el algoritmo no clasifica la búsqueda, pero sí la dirige en el sentido que se requiere de acuerdo con los principios establecidos por el EAT. Por tanto, cumplir con dichas pautas, en efecto, contribuye a mejorar el posicionamiento de nuestros contenidos.

Significado de experiencia, autoridad y confiabilidad

Explicado de una forma sencilla, estos tres criterios ayudan a asegurar la veracidad del contenido publicado. Los repasamos:

Experiencia

Los creadores de contenido pueden no tener conocimientos formales sobre algún tema, pero deben contar con un saber generado a través de la práctica y la experiencia que los acredite como expertos en la materia. Como tales, serán capaces de aportarte información válida.

Autoridad

Alcanzar la categoría de autoridad sobre algún tema significa ser una fuente de referencia al respecto. No obtienes la autoridad mediante la popularidad, sino a través del prestigio. Cuando ostentas el título de autoridad en la materia cuentas con el reconocimiento de la mayoría como una fuente legítima de información.

Es importante tener en cuenta que nadie puede ser una autoridad en todos los temas. Alcanzar este nivel requiere un alto nivel de especialización que, naturalmente, reduce el número de tópicos que un individuo u organización pueden abarcar.

Te ayudamos
en tu estrategia digital

Confianza

Debes procurar esta cualidad permanentemente entre los usuarios, y la alcanzarás demostrando la mayor transparencia posible. Publicar el nombre de las personas que aportan los contenidos es un factor de confianza, igual que contar con el consenso de los expertos ahí donde este existe. Otras prácticas que te ayudan a generar confianza son la citación de las fuentes informativas y la precisión de la información publicada.

¿Para qué sirve el EAT?

Como te dijimos, el EAT es un criterio que Google utiliza para evaluar los sitios web. No otorga puntos y tampoco califica formalmente al sitio, pero sí lo valora en función de los tres conceptos expuestos: experiencia, autoridad y confianza.

Los sitios que cumplen con estos criterios se benefician al ser canalizados en más búsquedas de los usuarios, obteniendo un número mayor de visitas. Así pues, pese a que tu página no será calificada, sí se verá afectada por el análisis EAT. Intentar cumplir con sus criterios es una buena idea para ti.

¿Cómo puedo mejorar?

Algunas acciones que puedes llevar a cabo para asegurar un buen resultado, además de tomar con seriedad el tema de las palabras clave, son las siguientes. ¡Presta atención!.

1. Muestra tus logros de vida y académicos

Si tienes títulos y diplomas, dalos a conocer. También aquellos éxitos que, aunque no vengan del mundo académico, demuestren tu capacidad y conocimiento. Tal es el caso de haber dado conferencias o desarrollado algún proyecto.

2. Procura obtener más reseñas

Son importantes, en la medida en que valoran realmente el desempeño de tu empresa desde el punto de vista de los usuarios y receptores de tus servicios. Tan solo preocúpate de participar en las páginas de reseñas relevantes de tu industria.

3. Crea más y mejores enlaces

La ingeniería de búsqueda de Google evalúa la calidad de las fuentes a las que haces referencia en tus contenidos. Ten cuidado al elegir aquellas que verdaderamente pueden favorecerte. No elijas la primera opción sin revisarla: haz un poco de investigación y realiza el link building de forma selectiva. Así como existen enlaces que te pueden ayudar, también existen los que te perjudican y debes evitar.

4. Actualiza tu información

El contenido YLYM es especialmente sensible en este sentido. Recuerda que, en los temas médicos, financieros y del bienestar, los nuevos descubrimientos, técnicas e ideas suceden de continuo, y debes mantenerte siempre al día ofreciendo a tus visitantes los datos más actuales. La información antigua tiende a volverse obsoleta, y la desactualización no solo produce un alto nivel de desconfianza, sino que además puede llevar a resultados fatales. En especial cuando tratamos con información médica.

Imagina que tu sitio aconseja un tratamiento que ya ha sido desechado en favor de otros que ofrecen mejores y más seguros resultados. O, peor aún, que ya es desaconsejado por los altos riesgos que asumen quienes lo siguen. Seguramente, tu sitio pronto caería en picado.

5. Verifica toda la información que publiques

Asegúrate de que todos los datos que aparezcan en tu sitio web hayan sido adecuadamente verificados. Lo más recomendable es incluir información procedente de fuentes oficiales de acuerdo al tema tratado. Por ejemplo, para un tema médico, la OMS (Organización Mundial de la Salud) es una fuente confiable de información, lo mismo que el BM (Banco Mundial) para los temas económicos y financieros.

Ahora que conoces la importancia del EAT, ponte a trabajar en la forma de generarlo. ¡Verás como en un breve espacio de tiempo, los buenos resultados serán visibles!.