Porcentaje de rebote web: cómo reducirlo y mejorar la experiencia de usuario

20 Dic, 2021

Todos los profesionales que nos dedicamos al Marketing digital hemos pasado alguna vez por ese molesto momento en el que nos damos cuenta de que tanto nuestro tráfico como nuestras métricas de participación están cayendo.

Al fijarnos vemos que es debido a que los usuarios no permanecen apenas en nuestra web, marchándose a un ritmo demasiado alto y sin apenas interactuar con la página, lo cual nos obliga a buscar como locos entre todos nuestros datos y a revisar a fondo todas nuestras métricas digitales con la esperanza de encontrar al culpable de semejante afrenta.

Arquitectura de conversión

Y es aquí donde entra en escena la tasa o porcentaje de rebote, la cual es una de las grandes incomprendidas dentro de la terminología del inbound marketing, debido a que la mayoría de usuarios se piensa que la tasa de rebote no es ni más ni menos que el tiempo que el usuario está en tu web, así como lo rápido que se sale de esta, y nada más lejos de la realidad… ya que el porcentaje de rebote no se refiere a tiempos de uso, sino a acciones realizadas.

Sigue con nosotros si quieres saber qué es el porcentaje de rebote y cómo reducirlo para así mejorar la experiencia de usuario en tu web.

¿Qué es el porcentaje de rebote?

La tasa de rebote o porcentaje de rebote es una métrica con la que se analiza la web para medir el comportamiento de los usuarios en una página o sitio web en particular.

Dicho de otra forma, la tasa de rebote es el porcentaje de visitantes a tu web que abandonan tu sitio sin realizar ninguna acción dentro de ella, ya sea ingresar en otra de tus páginas, ver un vídeo que tienes colgado o simplemente hacer clic en un apartado de “Leer más”.

Y eso es exactamente lo que mide el porcentaje de rebote, indicándonos cuantos de nuestros visitantes solo entraron, vieron y salieron, pero no interactuaron.

Veamos un ejemplo en el que somos los dueños de una tienda física de ropa que está situada en una calle muy transitada. Todos los días pasa mucha gente por enfrente de tu escaparate; de entre todos ellos, algunos se paran a mirar tus productos desde la calle y muestran un cierto interés, siendo un porcentaje de estos los que acaban entrando en tu negocio.

Sin embargo algo no va del todo bien, ya que son muchos los visitantes que, nada más entrar, echan un vistazo alrededor y, tras hacer una mueca, resulta que se marchan ya no sin comprar, sino sin siquiera preguntar o probarse nada.

¿Por qué ocurre esto? Ese es precisamente el referente central a la hora de desarrollar una estrategia con la que reducir nuestra tasa de rebote, el cual nos indica el porcentaje de visitas totales que se fueron de tu sitio web sin visitar otras páginas, ni hacer clic en ninguna función de la web.

Otra forma de verlo es que la tasa de rebote nos muestra cuántos leads se sienten lo suficientemente interesados como para acercarse a tu marca, pero que, por alguna razón, no lo suficiente como para interactuar con tu web ni adquirir ninguno de tus productos o servicios.

Para calcular la tasa de rebote debemos dividir las visitas de interacción única entre las visitas totales a la web, lo cual nos da como resultado el porcentaje de visitas totales durante un período determinado.

Fórmula tasa de rebote

“Tasa de rebote = Visitas de una sola página (rebotes) ÷ v”

¿Por qué necesito bajar mi tasa de rebote?

Como ya vimos en el punto anterior, todo visitante que rebote en tu web es básicamente una oportunidad perdida, ya que se trata de usuarios que se tomaron la molestia de ingresar en tu web pero que, por una u otra razón, se marchan antes de realizar ningún tipo de interacción en ella.

Y esto es un problema serio en toda estrategia digital que se precie, ya que la confianza y el compromiso son valores mucho más importantes que los números brutos. ¿Qué importa que tengas un millón de visitas cada día si después no generan ni una sola conversión?

Aquellas compañías que optimizan su porcentaje de rebote son las que a la larga acaban liderando sus respectivos nichos digitales, superando a menudo a otras empresas con mucho más dinero disponible para invertir.

Y es que una buena estrategia que reduzca nuestra tasa de rebote es perfectamente capaz de hacer que nuestra empresa mejore sus tasas de conversión de clientes mientras mantiene la misma estrategia Inbound Marketing y con el mismo presupuesto.

Básicamente, la optimización del porcentaje de rebote es una forma rápida y sencilla de ampliar nuestro alcance comercial.

¿Cuándo se considera que se tiene una buena o mala tasa de rebote?

Por lo general y como es lógico, cuanto menor sea tu tasa de rebote, mejor para ti. A fin de cuentas, lo que se busca es que el mayor número posible de gente se interese y participe en nuestra web.

Sin embargo existen varios factores que deben ser considerados antes de emitir un veredicto sobre el estado de nuestro porcentaje de rebote y decidir si necesita ser optimizado o no.

En la mayoría de casos debemos esperar una tasa de rebote en nuestra web de entre un 26% y un 70%. Por ejemplo y para que te hagas una idea, el promedio mundial en octubre de 2021 fue del 30,5%.

No obstante, hay ciertos campos en donde se suele exigir que sea aún más baja, como pueden ser los ecommerce, ya que su buyer journey les dice que para que el consumidor realice una compra, antes debe pasar por varias páginas de su web. Si este negocio tuviera una tasa de rebote del 30%, vendría a ser lo mismo que si una tercera parte de los clientes que entran en un supermercado no pasaran ni por los estantes.

Echa un vistazo a la siguiente tabla para hacerte una idea de los porcentajes de rebote aproximados en cada una de las diferentes industrias:

porcentaje de rebote por sectores

16 consejos para reducir el porcentaje de rebote en tu web

A continuación veremos algunos consejos sobre cómo reducir nuestra tasa de rebote de forma rápida y sencilla:

Optimiza la legibilidad de tus contenidos

Lo primero que se debe tener en cuanta a la hora de evaluar la experiencia de usuario en nuestra web es la legibilidad. Un texto demasiado grande o pequeño, o un tipo de fuente demasiado enrevesada pueden acarrear graves problemas a la hora de mantener a nuestros visitantes en nuestra web.

Experiencia de usuario

Algunos de los factores que pueden influir en la legibilidad de nuestra web son:

– Velocidad de percepción
– Perceptibilidad a distancia
– Perceptibilidad en la visión periférica
– Visibilidad
– Técnica de parpadeo reflejo
– Tasa de trabajo (por ejemplo, velocidad de lectura)
– Movimientos oculares
– Fatiga en la lectura

Ten un UX organizado y no uses ventanas emergentes

Una de las prácticas más comunes hace apenas 10 años pero que a día de hoy ya está pasada de moda es la creación de ventanas emergentes o popups con el fin de captar la atención del cliente y, supuestamente, facilitar su proceso de compra.

Páginas emergentes

Sin embargo con el tiempo la audiencia a demostrado una gran reticencia a esta práctica, siendo una gran mayoría de usuarios los que los tachan como molestos y poco más que SPAM.

Es por ello que si deseas construir una web a largo plazo que busque generar muchos visitantes orgánicos, es importante que limites lo máximo posible el uso de ventanas emergentes, o al menos, hacer que sean lo más discretas y menos molestas posible.

Es cierto que algunas popups si disponen de un diseño atractivo capaz de fidelizar a los visitantes, lo que puede mejorar la tasa de conversión. Sin embargo, si nos centramos en la generación de tráfico procedente de los motores de búsqueda y en la satisfacción del usuario, nuestra prioridad debe ser la experiencia de usuario.

Gestión del interlinkado

Uno de los principales motivos por los que nuestra tasa de rebote puede ser demasiado alta es porque no se dispone de una estructura organizada de interlinkado o, lo que es lo mismo, la administración de los enlaces internos dentro de tu web.

Es imperativo que te tomes tu tiempo para ver cuales son los anchortext adecuados para cada uno de ellos, así como crear una red de enlaces dentro de tu web con la que el usuario pueda navegar por diferentes páginas sin perder el interés.

El interlinkado no solo afecta al porcentaje de rebote, es además uno de los principales factores SEO que influyen en el posicionamiento web de nuestro sitio.

Como consejo adicional, recuerda que si colocas enlaces externos en tus contenidos (lo cual es bueno siempre que tenga relación real con el mismo) deben incluir el comando Target=”_blank” para hacer que estos enlaces se habrán en pestañas nuevas, evitando así la salida del usuario de nuestra web al clicar uno de nuestros enlaces externos.

Crea un CTA atractivo para los usuarios

Los call to action o CTAs mal estructurados o directamente ignorados son una de las principales razones por las que los visitantes se marchan de tu web sin realizar ningún tipo de interacción con ella.

Y es que no hay nada peor que después de haber creado un buen titular que atrae a visitantes, y un contenido de calidad que genere interés, los pierdas por culpa de un CTA mal estructurado.

Recientemente ha salido un estudio en el que SmallBizTrends afirma que el 70% de los sitios web pertenecientes a negocios B2B pequeños no disponen de un call to action, lo cual hace que sus porcentajes de rebote suban como la espuma, mientas su tasa de conversión cae en picado.

Web empresas pequeñas b2b

A la hora de optimizar tus CTAs debes saber que hasta el más mínimo detalle es importante. Un simple cambio añadiendo un pequeño texto en un botón puede marcar la diferencia entre el éxito o el ostracismo. Por ejemplo, hace poco desarrollamos un CTA para una asesoría con la que colaboramos y gracias a su inserción en la web se ha logrado un incremento en su conversión de ventas de un 15%, y eso solo incluyendo un CTA con un enlace a su página de servicios.

Mantén el interés en tu blog con contenidos de calidad

Seguro que no hace falta ni decirlo, pero por si acaso ahí vamos…

Un blog con contenidos de calidad enfocados a su público objetivo siempre va a generar un mejor retorno de la inversión (ROI) que otro donde solo se cuelguen contenidos para rellenar y que carecen de interés real para los usuarios.

De hecho hace poco estuve en una conferencia de Hubspot en la que nos mostraron datos que demostraban que aquellos blogs que se actualizan regularmente con contenido fresco generan un 126% más de leads y hasta un 20% menos de tasa de rebote que aquellos que solo publican de pascuas a ramos.

Selecciona las palabras clave que tengan tráfico de alto valor

La importancia de las palabras clave en el posicionamiento SEO es indiscutible…

Su correcta o deficiente elección es muy capaz de condicionar toda nuestra campaña de marketing de contenidos por lo que es un punto en el que debemos centrar toda nuestra atención hasta que se tengan claras las keywords que vamos a utilizar.

La mejor opción es siempre enfocarnos en palabras clave de alto valor, ya que es ahí donde más tráfico puede obtenerse, mejorando de paso nuestro rendimiento de búsqueda. Para reducir nuestra tasa de rebote y mejorar nuestras conversiones deberás incluir palabras clave con tráfico de alto valor en tus contenidos.

Algo a tener en cuenta es que no todas las keywords son usadas de la misma manera ya que dependiendo de su tipo pueden ser enfocadas de diferentes formas:

Intención Palabras clave

Por un lado tenemos las más comunes, que son tanto las palabras clave comerciales como las informativas.

Las informativas son usadas con el fin de crear conocimiento de marca, mientras que las comerciales se incluyen con el fin de crear un deseo de compra a los usuarios para un producto específico.

Por otro lado tenemos las palabras clave de navegación, que ayudan al usuario a navegar entre diferentes páginas de una misma web manteniendo en todo momento su interés en los contenidos que le estamos ofreciendo.

Y por último están las keywords transaccionales, que son aquellas que buscan un mayor compromiso del usuario ofreciéndole productos o servicios que puedan ser de su interés.

Tipos de keywords

Para terminar con las palabras clave, te dejo algunos consejos con los que obtener tráfico de alto valor y, por ende, bajar tu tasa de rebote:

– Usa keywords de alto valor que lleven al usuario del punto A al punto B.

– Redacta tus contenidos con la mayor calidad posible y enfócate en aquello que creas puede ser más relevante para tus lectores.

– No llenes demasiado tus contenidos de palabras clave pues puede ser perjudicial. Mejor centrate en el uso de palabras clave LSI con las que aumentar tu tráfico.

Crea diferentes landing page para las palabras clave de alto volumen

Una práctica común a la hora de estructurar tu web es crear diferentes landing pages en su interior, lo cual nos ayuda tanto a mejorar la experiencia de usuario como a incrementar el porcentaje de clics de búsqueda (CTR).

Una de las principales métricas usadas por Google Analytics es la pñagina de salida, o dicho de otra forma, la página por la que más usuarios dejan tu web. Si te detienes un momento a analizar tu panel de control, es probable que veas que la mayoría de usuarios están lléndose de tu web a través de la página principal, y es que la tasa de usuarios que salen de tu página web está directamente relacionada con un alto porcentaje de rebote.

página de salida

¿Cómo resolvemos este problema? Pues creando más landing page que se basen en las palabras clave de alto valor que los usuarios están buscando relacionados con tu actividad comercial.

Cuando ya tengas creadas tus landing page, lo primero que debes hacer es asegurarte de que sean fáciles de rastrear, y a continuación debes crear enlaces en tu página principal que lleven a tus nuevas landing pages.

Se han llegado a registrar subidas de hasta un 55% de los clientes potenciales en empresas que han aumentado su número de landing pages, por lo que no es algo que deba ser ignorado.

Como es lógico, cuanto más optimizadas estén tus landing pages, menor será tu tasa de rebote, lo que mejorará a su vez tus conversiones.

progreso tasa de conversión

Si no tienes claro cómo crear una landing page, tranquilo porque estás de suerte ya que puedes usar plantillas creadas para tal fin desde diferentes plataformas como pueden ser Hubspot, Jimdo o Wix.

Mejora los tiempos de carga de tu página

Otro factor de gran importancia a la hora de determinar nuestro porcentaje de rebote es la velocidad de carga de la web en los diferentes dispositivos existentes.

Por lo general los usuarios esperan que una página web se abra totalmente en unos 2 o 3 segundos, y si no se carga en 4 segundos ten por seguro que tus posibles consumidores no esperarán más y simplemente se marcharán a la página de tu competencia.

La realidad a día de hoy es que cuanto más lentas carguen tus páginas, mayor será tu tasa de rebote. Y eso no es todo, ya que Google considera la velocidad de carga un factor fundamental del posicionamiento web, pudiendo perjudicar a tu clasificación en los motores de búsqueda.

Recuerda, una web lenta es perfectamente capaz de hacer fracasar un negocio, o como mínimo desalentará a tus clientes potenciales. Echa un vistazo a la siguiente tabla sobre el comportamiento de los consumidores para hacerte una idea más clara:

Rendimiento web

Para saber cuál es tu velocidad de carga, así como ver un análisis detallado de la velocidad de carga de tu web en todos los dispositivos posibles, te recomiendo que eches un vistazo a Google PageSpeed Insights.

De acuerdo pero, ¿cómo puedo reducir la velocidad de carga y en consecuencia, el porcentaje de rebote de mi web?

Tienes toda la información en el enlace anterior, pero como dicen que una imagen vale más que mil palabras, te dejo esta infografía que seguro te va a interesar.

Optimizar web

Optimiza tu web para dispositivos móviles

Seguro que no te sorprendo al decir que hoy día vivimos en la era móvil, y es que no solo es que ya casi todo el mundo tenga móvil, sino que además su uso para navegar por internet se ha disparado y no para de crecer, por lo que si no dispones de una web responsive ten por seguro que tu tasa de rebote subirá por las nubes.

¿Qué es un sitio web responsive? Se llama así a una web que está perfectamente adaptada para todos los dispositivos móviles.

Dado que Google realiza un seguimiento de los usuarios, la mejor forma de pasarle la información que necesita es monitorizar todas las actividades de tu web tanto en dispositivos móviles como de escritorio.

Y es que la optimización móvil no solo afecta a la tasa de rebote, ya que es también un factor de posicionamiento web que usan los buscadores para clasificar sus páginas. No importa lo bueno que sea tu contenido si tu sitio web no está optimizado para móviles, pues no se posicionará como es debido en las SERPs (páginas de resultado).

Para saber cómo de bien está adaptada tu web a móviles, sigue estos pasos:

a. Introduce tu URL en la Prueba de optimización para móviles de Google y haz clic en el botón “Probar URL”:

Prueba de optimización para móviles

b. A continuación comprueba los resultados de tu web. Si tu sitio está optimizado para dispositivos móviles te aparecerá una pantalla como esta:

Prueba de optimización para móviles Ok

De no estarlo, verás una página muy similar a la siguiente en donde podrás ver que es lo que falla en tu web:

prueba de optimización para móviles error

Crea dos versiones de tu web y prueba cuál responde mejor

Para aquellos webmasters que aún tienen dudas sobre cuál es el camino a seguir a la hora de mejorar tanto la UX como su tasa de rebote existe un método que puede serles muy útil.

Se trata de la prueba A/B, a través de la cual se crean dos versiones diferentes de la misma página y se las configura para que sean mostradas de forma intercalada a los visitantes a medida que llegan.

Gracias a esta medida seremos capaces de aclarar cuál de las dos retiene mejor el tráfico, dejando la buena activa y dando de baja la que peores resultados nos ha dado. Claro está este proceso puede repetirse, siempre dejando en la ecuación la web que mejores resultados nos ha dado, apartando la que nos dió los peores y añadiendo una nueva con diferentes elementos para continuar con la prueba.

Recuerda aprovechar las diferentes herramientas de registro del comportamiento del usuario cpon el fin de monitorear el comportamiento de los usuarios.

Usa imágenes e infografías atractivas para los usuarios

Ni que decir tiene la importancia de las imágenes, artes e infografías en nuestra web. Y es que tener imágenes y fotos que sean atractivas y fáciles de interpretar es el camino más fácil y rápido a la hora de captar la atención de un cliente potencial, superando a cualquier texto y, en muchos casos, incluso a CTAs perfectamente implementadas.

Es importante que dediques el tiempo de producción necesario para crear elementos visuales de calidad, los cuales posteriormente enlazaremos con las webs que creemos más pueden interesar a los usuarios que vean ese arte.

Gracias a esta práctica nuestra tasa de rebote se reducirá significativamente.

Planifica tu marketing de contenidos

Tal como hemos visto anteriormente, son muchos los factores que influyen en que un usuario decida marcharse o quedarse de tu sitio web, sin embargo hay uno que destaca por encima del resto dado que sin el, básicamente no habría página.

Marketing de contenidos

Hablamos como no, de los contenidos de la web.

Los artículos útiles, los datos relevantes y los materiales informativos son los tipos de contenido en los que te tienes que basar con el fin de lograr un contacto más prolongado y significativo con tu marca.

Sin embargo los contenidos, a pesar de ser fundamentales, no son capaces de mantener a la audiencia si no se apoyan en otros elementos tales como las imágenes y los CTAs. Y es que por bueno que seqa tu contenido, si en tu web solo tienes texto, texto y más texto, ten claro que los usuarios se irán igualmente.

Es por ello por lo que es tan importante invertir en marketing de contenidos, el cual debe estar apoyado en la generación de artes de calidad y en una estrategia de construcción de enlaces que sea consistente.

Usa rastreadores de mouse para saber cuando se marchan los usuarios

Un truco de perro viejo a la hora de estudiar el comportamiento de los usuarios es la utilización de ciertas herramientas y complementos que son capaces de reconocer cuando el visitante está a punto de abandonar nuestra web.

Esto se logra gracias a que estas herramientas rastrean el movimiento del mouse hacia la posición que suelen estar los botones de cierre y retroceso.

El truco está en que cuando el disparador esté activo, podemos configurarlo para que nuestra web muestre automáticamente un mensaje pidiendo al usuario que se suscriba al boletín, por poner un ejemplo.

De esta manera lograremos que nuestro porcentaje de rebote se reduzca, aunque hay que saber hacerlo con cierto tacto para que no afecte a la experiencia de usuario.

Crea contenido interactivo

Antes de entrar en este punto, recuerda que lo que cuenta como porcentaje de rebote son los usuarios que se van de tu web sin interactuar con ella, independientemente del tiempo que estén dentro.

Esto es importante aclararlo porque, como ya te habrás imaginado, los contenidos interactivos, que son ni más ni menos que contenidos creados para que los usuarios interactúen con ellos, son un arma formidable a la hora de reducir nuestro porcentaje de rebote.

Contenido interactivo

Y es que cuando invertimos en contenido interactivo, lo que buscamos es que el usuario realice acciones que por lo general le llevarán a explorar nuestra web, visitar otras páginas y de paso darnos a conocer mejor al usuario.

Algunos ejemplos de contenidos interactivos son los libros electrónicos o las infografías interactivas, los libros de búsqueda, cuestionarios, etc.

Recuerda, la interacción siempre mantiene alto el nivel de compromiso de los usuarios, y nos ayuda a reducir nuestra tasa de rebote gracias a su propia naturaleza.

Considera invertir en experiencias en vivo

Las cosas claras… si tu objetivo es hacer que la audiencia permanezca en contacto con tu contenido y tu marca por más tiempo… ¿por qué no utilizar eventos relevantes para acercarlos?

Los blogs en vivo y las transmisiones en vivo son excelentes estrategias para mantener el interés y dirigir el tráfico a sus páginas. Puedes usar las redes sociales para aumentar su visibilidad, a la vez que alojamos nuestra experiencia en vivo previamente integrada en nuestra web.

Aquí lo más importante es que los usuarios se comprometan ya sea a través de los comentarios, del CGU o de discusiones públicas.

Gracias a este tipo de acciones seremos capaces de retener el tráfico y aumentar en gran medida el compromiso de los usuarios, a la vez que reducimos nuestra tasa de rebote y mejoramos nuestra autoridad de dominio.